Subscribe Contenido RSS Subscribe Comentarios RSS

La delgada línea - Segunda Parte

Este paso debería haber ido antes que colocarle el nombre al personaje, pero me salté esa página del libro por error, ya que no le dedica mucho tiempo (tomando en cuenta que el libro se llama “Cómo crear personajes de ficción”)

El primer paso antes de crear a tus personajes es idear el contexto de la historia. Con un fanfic “canónico” es más fácil, ya que sabes cómo es el entorno político, social, cultural, etc. de los personajes. Un poco más difícil es el de los AU, que se asemejan a una ficción original. También conviene hacer un hyper–resumido esquema o sumario de lo que tratará la historia. Y aclaro, que el libro entero es un proceso de creación de personajes de más de 100 páginas, y sólo hasta el resumen se inicia con la escritura del relato final.

Pero no tenemos que hacer tanto en un fanfic, pues los personajes ya están construidos, tienen características consistentes y de la mayoría podemos encontrar una ficha de cualidades, gustos y, ¡Hasta la fecha de su cumpleaños!

De todos modos, algunas tramas nos obligan a la introducción de personajes originales, y en parte hay una razón válida para introducirlos, y es que nadie conoce a la misma cantidad de gente todos los días. Recordemos que incluso los propios animes introducen nuevos personajes para crear una mejor trama. Por ejemplo, Maeling y Eriol, todas las Sailor Senshi posteriores a Sailor Moon. Cada dios que Odin mandaba como asesino para matar a Loki e incluso hasta el último momento fue introducido un nuevo personaje (i.e. Spica). Cada extensión de Naraku que aparecía en Inuyasha.

Pero lamentablemente todos caen o se tambalean en el abismo de crear un MS (si, todos).
Ahora sigamos el orden del libro, que a mi experiencia y opinión no tiene que ser el orden exacto, pero por cuestiones de coherencia será el que seguiré.

Hay que pensar en la forma que hablan los personajes. Los mangakas y productores de anime ya han pensado en esto, muchos personajes tienen su propia forma de hablar.

Sin embargo, esto representa un problema en el fanfiction pues, el doblaje en cada país es distinto y muy pocos tienen acceso a la versión original de un manga/anime (y que puedan entenderlo). Esto también va aplicado al nombre.

Tomemos algunos ejemplos de esto. Recientemente me hice fan de Matantei Loki Ragnarok y por supuesto, me puse a bajar los capítulos. Personalmente estoy en contra de la piratería, pero si en algún momento una edición original llega a mi país, ese día ocurrirá el Ragnarok.(i.e. el fin del mundo en la mitología nórdica) Disculpen si hablo mucho sobre este anime pero es el que tengo más fresco en la memoria. Sin embargo, también intentaré hablar de otros animes un poco más conocidos.

Ehem… tomando de nuevo el tema de este blog y el punto al que iba, la traducción que he bajado corresponde a la versión española (i.e. de España) mientras que la que yo veo en la televisión corresponde a la versión latina (i.e. Mexicana, supongo). Además, el archivo tiene el audio japonés original.

Veamos una diferencia en la forma de hablar. Reiya Ooshima (la niña tierna para aquellos que no la conocen) en japonés termina todas sus frases con un desu. Como de eso no hay traducción equivalente al español, simplemente lo omitieron.


Ahora, un ejemplo de una característica marcada en la versión latina. Frey, el ladrón, con frecuencia se refiere a si mismo en tercera persona.

Y otra diferencia no tan diferente, siempre se refiere a Mayura como “Yamato Nadesiko” en la versión japonesa y española; “Princesa de mis sueños” o “Doncella Nadesiko” en la versión latina.

Y es algo muy importante de recordar, que los autores originales por lo general introducen frases que los personajes repiten frecuentemente. Estos ejemplos más comunes de hoy en día (ya que forman parte de numerosas firmas en foros alrededor de la web):

– Pase lo que pase, todo estará bien (CCS)

– ¡Fushingi Mistery! (MaLoRa) Sus otras versiones son ¡Misterio! O ¡Misterioso!

– No puedes obtener algo sin dar algo a cambio (FMA)

Y así podría continuar una lista muuuuy larga (y para eso ya existen algunos foros).

Ahora un análisis de la lógica suesca, en el caso que la escritora sea una chica fresa (la referencia más trillada, pero la más conocida).

Ok, mi personaje es la prima segunda del hermano de la madre de Eriol cuyo padre es un rico español pero que viven en –inserte el pais de la autora–. Llega a visitar a su sobrino en quien-sabe-que grado pero resulta que es la maga más poderosa del universo y Sakura le entrega todas las cartas y con ellas conquista el mundo además del corazón de Syaoran. Su nombre es Rosa Angélica del Valle y Aragón

O cualquier otro nombre de novela de televisión readaptada como Casta Inocencia de los Ángeles.

¿Cómo creen que hablaría este personaje?

- Oye, no seas naca y dame las cartitas pink y luego te vas al baño, te metes a la taza le jalas a la cadena y chao.

Está bien, creo que exagero con esto, pero en todo caso deben responder. ¿Encaja esto en el mundo de CCS? Ustedes tienen la respuesta.

Pero, aunque una característica de los Mary–sue es que el personaje llega del extranjero, esto no tiene que ser del todo negativo. Hay mil maneras (bien, quizá no tantas) de hacer que un nuevo personaje aparezca en la escena. Una ciudad es muy grande y muy pequeña a la vez. En la vida real nunca llegarás a conocer a todos los miembros de tu ciudad pero ciertamente te encontrarás con demasiada frecuencia a los que sí conoces.

En ese caso, el personaje es de la misma ciudad que los personajes originales y por lo tanto habla de la misma manera que lo hacen los otros. En todo caso, puedes darle una muletilla que utilice con frecuencia. (Todos las tenemos, y algunos las sacamos en nuestros escritos también. La mía es Bien…)

La regla básica es que la forma de hablar del personaje también lo describe. Regresando al caso de Reiya Ooshima que en japonés todo lo termina con un desu, alguien en algún lugar (disculpen mi mala memoria) dijo que los personajes tiernos eran los que hacían esto. Tenemos el ejemplo de Misha, el angel en Pita–ten, que todas las frases las termina son un su que es variación del desu.

Y otro factor que influye –basado en hechos reales– es que nadie habla de la misma manera con cada persona con la que habla.

Constituye un gran reto para el escritor el plasmar estos cambios en el diálogo.

Y hablando del diálogo, tomamos el tema del “formato script” que sufren muchos fics.

Los diálogos, según las reglas de ortografía y gramática, van diferenciados del texto del narrador con un guión al que llaman Raya. (Las comillas altas “” y bajas «» se utilizan para otras cosas).

Entonces no es correcto el siguiente diálogo:

Ed: Al, debemos irnos.

Al: Hermano, espérame.

Ed: ¿Por qué eres tan lento?

Al: Tú eres demasiado rápido, hermano.

Sabemos lo que dicen, pero una frase puede cambiar según la entonación que se le da. Hay varios recursos que se utilizan para reforzar los diálogos.

El primero, porque surge la necesidad de identificar las intervenciones de cada personaje en el diálogo (aunque algunas se sobreentienden), la segunda es una frase que explica las acciones tomadas durante el diálogo y la tercera tiene que ver con la ortografía y los signos de puntuación.

Regresando al ejemplo anterior, veamos cómo cambia el efecto de una frase aplicando estos tres recursos en distintas formas.

– Al, debemos irnos –dijo Ed con los ojos cerrados y una expresión triste pero de inmediato se echó a correr.

– ¡Hermano, espérame! –le gritó Al imitando sus acciones.

– ¿Por qué eres tan lento? –reclamó con molestia.

– Tú eres demasiado rápido, hermano –susurró Al aumentando su paso.

Otro ejemplo:

– ¡Al, debemos irnos! –ordenó el hermano mayor con una sonrisa triunfante y alejándose de la biblioteca.

– ¡Hermano, espérame! –Al tomó la maleta y siguió a su hermano que ya llevaba recorrida media plaza.

– ¿Por qué eres tan lento? –dijo en tono de broma.

– Tú eres demasiado rápido, hermano –respondió con un tono que reflejaba una sonrisa.

Por último, cito al libro:

Ten en cuenta lo poderoso que es el diálogo en el relato y la conveniencia de prestar atención a los mínimos matices: sé sincero con tus personajes y deja que ellos sean sinceros consigo mismos. Para que resulten auténticos, tienes que eludir tus prejuicios y escribir desde ellos.

El autor dice personajes “auténticos”, pero eso no significa “increíbles”.

Hasta la próxima entrada.

Por cierto, y me diría una amiga que estoy haciendo publicidad indirecta bien directa, visiten mi fic/rant: Fanfiction 101

1 comentarios:

*neko dijo...

Hola!

Bueno, paseándome por aquí, aprendiendo todo esto que quieres enseñarnos he visto una cosa que me ha llamado la atención. En mi (fallido) intento de aprender japonés por mi cuenta aprendí que el verbo "ser" en castellano es el verbo desu y que todos los verbos en japonés van al final de la frase. Te lo digo por que es posible que no es que en la traducción lo omitieran si no que lo tradujeran.
Puede que me equivoque, ya que no se mucho de japonés ni de su cultura, pero creo que es una posible explicación.

Por cierto, te felicito por cómo te está quedando el blog de momento. Creo que se lo voy a pasar a una amiga que escribe fics que creo que le irá bien.

Saludos n_n

 
Maia's Notes | TNB